Invertir en la infancia requiere de acuerdos multisectoriales

La necesidad de contar con una inversión constante y de calidad, así como impulsar políticas públicas y mejora los programas sociales que favorecen a la primera infancia, fueron algunas de las conclusiones que dejó la conversación que sostuvo Ariel Fiszbein, director del Programa de Educación del Diálogo Interamericano, con la Agencia de Noticias de la Infancia (ANI).

“En los últimos años la palabra inversión es cada vez más utilizada por los gobiernos latinoamericanos, eso es muy positivo, ya que antes no pasaba. Pero invertir en la infancia es una tarea dura porque requiere de acuerdos multisectoriales, y eso no es algo que se pueda hacer con un programita sino que hace falta políticas públicas claras con objetivos establecidos” señaló Fiszbein, quien añadió que con una adecuada inversión se evita que se siga expandiendo la baja calidad educativa que hay en algunos países.

En cuanto al Perú, el director del Programa de Educación del Diálogo Interamericano dijo que se vienen haciendo esfuerzos importantes por mejorar la situación de la infancia. “Programas como  Cunamas han dado resultados positivos y demuestran el esfuerzo que hace el gobierno. Perú tiene aún mucho trabajo que realizar en este tema como en otros la continuidad y la profundización de fuerzas en el tiempo es el elemento crítico, el gran peligro es que nos cansemos en el camino que nos distraigamos y no se siga construyendo”.

Además mencionó que “siempre es fácil hacer las cosas en la época de las vacas gordas, es en épocas de vacas flacas donde se ve la realidad del compromiso de un gobierno con su infancia, y es cuando los presupuestos públicos están bajo presión donde es fundamental priorizar estas inversiones de manera tal que no solo no haya recortes presupuestarios, sino que además se continúe la creciente asignación de recursos que hacen falta para seguir expandiendo la cobertura de los programas”

Sobre el objetivo del gobierno de reducir la anemia y desnutrición crónica infantil, señaló que “el imponerse metas ambiciosas difíciles de ser cumplidas es una parte importante del proceso, ya que si nos ponemos objetivos muy fáciles no tendremos la disciplina de lograr las cosas, no nos desafiará a llevar el trabajo al límite”. Además enfatizó en que es necesario un compromiso claro de la sociedad civil en este aspecto, para velar por el cumplimiento de estos objetivos. 


Deja tus comentarios

Comentarios

  • No tiene comentarios